Un meningioma es un tumor que crece a partir de la duramadre que forma parte de las meninges, las membranas que rodean el cerebro y la médula espinal. La mayoría de los meningiomas son no cancerosos (benignos), aunque raramente un meningioma puede ser canceroso (maligno). Algunos meningiomas se clasifican como atípicos, lo que significa que no son ni benignos ni malignos, sino más bien algo intermedio. Existe una clasificación llamada clasificación de la OMS (organización mundial de la salud) que asigna un grado a estos tumores en función de las características observadas bajo el microscopio y otras características especiales de tinción.

Hay tres grados principales (clasificaciones) de meningiomas:

  • Grado I: meningioma benigno: este tipo de tumor cerebral no canceroso crece lentamente y tiene distintas fronteras. Aproximadamente el 75-80% de los meningiomas son benignos (no cancerosos).
  • Grado II – Meningioma atípico: Aproximadamente el 15-20% de los meningiomas son atípicos, lo que significa que las células tumorales no parecen típicas ni normales. Los meningiomas atípicos no son ni malignos (cancerosos) ni benignos, pero pueden volverse malignos. Los meningiomas atípicos de grado II también tienden a recurrir y crecer más rápido.
  • Grado III: meningioma maligno o anaplásico: el meningioma maligno o anaplásico es un tipo agresivo de tumor cerebral que tiende a invadir las partes del cerebro más cercanas al tumor. Aproximadamente 1-4% de los meningiomas son de grado III (cancerosos).

Los meningiomas ocurren con mayor frecuencia en mujeres mayores. Pero un meningioma puede ocurrir en hombres y a cualquier edad, incluida la infancia. Algunos meningiomas no siempre requieren tratamiento inmediato. Un meningioma que es pequeño y no causa signos y síntomas significativos puede controlarse a lo largo del tiempo, generalmente con un escaneo en serie usando MRI.

Síntomas

  • Dolores de cabeza severos intermitentes o constantes
  • Problemas con la visión
  • Siezures epilépticos
  • Episodios de desmayos en múltiples ocasiones a menudo acompañados de dolores de cabeza
  • Pérdida de la audición
  • Pérdida de memoria
  • Pérdida de olfato
  • Debilidad en brazos o piernas
  • Problemas del habla

Factores de riesgo

  • La mayoría de los meningiomas ocurren esporádicamente sin factores de riesgo conocidos
  • Tratamiento de radiación. La radioterapia que involucra radiación en la cabeza puede aumentar el riesgo de un meningioma.
  • Hormonas femeninas. Los meningiomas son más comunes en las mujeres, lo que lleva a los médicos a creer que las hormonas femeninas pueden desempeñar un papel.
  • Un trastorno hereditario del sistema nervioso El raro trastorno de la neurofibromatosis tipo 2 aumenta el riesgo de meningioma y otros tumores cerebrales.

Tratamiento

  •  El tratamiento recomendado para un meningioma depende de muchos factores, incluido el tamaño del meningioma, dónde se encuentra y qué tan agresivo se cree que es. Consideración de la edad, su salud general y sus objetivos de tratamiento.
  • El tratamiento inmediato no es necesario para todas las personas con meningioma. Un meningioma pequeño y de crecimiento lento que no está causando signos o síntomas puede no requerir tratamiento.
  • Si el plan no es someterse a tratamiento para su meningioma, es probable que se haga un escáner cerebral periódicamente para evaluar su meningioma y buscar señales de que está creciendo, lo que se conoce como observación y escaneo en serie.
  • Si se determina que su meningioma está creciendo y necesita tratamiento, existen varias opciones de tratamiento.

Cirugía o radiocirugía

Si su meningioma causa signos y síntomas o causa presión en el cerebro, o muestra signos de que está creciendo, generalmente se recomienda la cirugía. El objetivo es eliminar el meningioma por completo. Pero debido a que un meningioma puede ocurrir cerca de muchas estructuras delicadas en el cerebro o la médula espinal, no siempre es posible extirpar todo el tumor. En esos casos, el objetivo es eliminar la mayor cantidad de meningioma posible. En los casos en que el tumor es pequeño y está entrelazado con estructuras delicadas, incluidos vasos importantes o nervios craneales, se puede considerar la radiocirugía que se realiza comúnmente con un cuchillo gamma o cibernético. El tipo de tratamiento que se necesita después de la cirugía depende de varios factores .

  • Si no queda tumor visible, entonces no es necesario otro tratamiento. Sin embargo, se recomiendan escaneos periódicos de seguimiento.
  • Si el tumor es benigno y solo queda una pequeña porción, entonces su médico puede recomendar escaneos periódicos de seguimiento solamente. En algunos casos, los tumores pequeños que quedan se pueden tratar con una forma de tratamiento de radiación llamada radiocirugía estereotáctica que generalmente se realiza con Gamma Knife o Cyberknife.
  • Si el tumor es atípico o maligno, a menudo se recomienda la radiación.

La tasa de recurrencia después de la cirugía puede depender de la extensión de la extirpación quirúrgica

Simpson Grade Compleción de la resección Repetición de 10 años
Grado I Eliminación completa, incluida la resección del hueso subyacente y la duramadre asociada 9%
Grado II Eliminación completa y coagulación de la inserción dural 19%
Grado III Eliminación completa sin resección de duramadre o coagulación 29%
Grado IV Resección subtotal 40%

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: